INTENCIÓN POR LA EVANGELIZACIÓN DICIEMBRE 2018

 

 

 

INTENCIÓN DE ORACIÓN DEL SANTO PADRE

CONFIADAS A LA RED MUNDIAL DE ORACIÓN  DICIEMBRE  2018

 

 

 

 

 

Por la evangelización: Al servicio de la transmisión de la fe

 

“Para que las personas dedicadas al servicio de la trasmisión de la fe encuentren un lenguaje adaptado al presente, en diálogo con la cultura”.

 

“Alimentar la fe en la catequesis

Varias Conferencias Episcopales se cuestionaron a partir del tema del Sínodo, sobre los itinerarios catequísticos en acto en la comunidad cristiana. La catequesis no siempre tiene una buena fama entre los jóvenes, porque les recuerda a muchos «un camino obligatorio y no elegido en la infancia» (Cuestionario on line para los jóvenes). Poniendo atención a la necesaria y natural continuidad con la pastoral de los adolescentes y de los jóvenes, algunas Conferencias Episcopales piden revisar las formas generales de la propuesta catequística, verificando su validez para las nuevas generaciones.

 

Un Dicasterio Vaticano invita a evitar la oposición entre catequesis experiencial y de contenido, porque recuerda que la experiencia de fe es ya una apertura cognoscitiva a la verdad y el camino de interiorización de los contenidos de la fe conduce a un encuentro vital con Cristo. En esta circularidad original, la comunidad eclesial desempeña un rol insustituible de mediación.

 

Algunas Conferencias Episcopales y los mismos jóvenes aconsejan seguir en la catequesis el “camino de la belleza”, valorizando el inmenso patrimonio artístico y arquitectónico de la Iglesia, el contacto auténtico con la creación de Dios y el encanto de la liturgia de la Iglesia en todas sus formas y ritos. Existen experiencias con buenos resultados de catequesis con los jóvenes. Generalmente se presentan como un itinerario experiencial de encuentro vivo con Cristo, que se convierte en fuente de unidad dinámica entre la verdad del Evangelio y la propia experiencia de vida. De esta manera, se crean las condiciones para el desarrollo de una fe fuerte, que se expresa en un compromiso misionero.

 

En algunos contextos, la catequesis se lleva a cabo dentro de itinerarios escolares y, por lo tanto, la enseñanza de la religión tiene gran importancia para la maduración vocacional de los jóvenes. Todo esto invita al Sínodo a reflexionar sobre la relación entre escuela y comunidad cristiana en términos de una alianza educativa.”

Papa Francisco.

 

  

COMENTARIO PASTORAL

 

 

La transmisión de la fe se realiza principalmente por medio de la familia, la catequesis parroquial y la educación católica. Son los padres, los catequistas y los educadores católicos los que introducen en la fe a los niños, adolescentes y jóvenes. No se trata solamente de transmitirles conocimientos, sino de mostrarles cómo la fe es un don de Dios que significa un encuentro personal con Jesucristo, sentido de la vida, esperanza de un mundo mejor derivado del trabajo de todos, y esperanza de una vida feliz después de la terrena. La mejor forma de lograr estos elevados fines es con el ejemplo de una fe vivida a fondo por los adultos. Hay que “evitar la oposición entre catequesis experiencial y de contenido, porque la experiencia de fe es ya una apertura cognoscitiva a la verdad y el camino de interiorización de los contenidos de la fe conduce a un encuentro vital con Cristo.”

 

La vida actual se abre a dimensiones nuevas y distintas de las que vivieron los adultos cuando eran jóvenes, sobre todo a través de los medios de comunicación social. Las generaciones actuales ingresan desde sus primeros años en un mundo virtual que les introduce en una cultura globalizada, a través de la cual reciben conocimientos, valoraciones, invitaciones y ejemplos que pueden estar muy alejados de los valores de la fe. No basta con la prohibición o el control para sustraerles a su influencia. Es más, a veces son contraproducentes. Más bien, hay que valerse de esos medios para acercar la mente de los jóvenes y su corazón a la Palabra salvadora de Dios, al ejemplo de tantas vidas que lucharon por instaurar a su alrededor paz, alegría y amor.

El Sínodo de los Obispos, realizado en Roma desde el 3 hasta el 28 de octubre de 2018, tuvo como tema central “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional” y propuso que los catequistas aprovecharan los medios de comunicación actuales para inculcar la fe y aconsejaron “seguir en la catequesis el “camino de la belleza”, valorizando el inmenso patrimonio artístico y arquitectónico de la Iglesia, el contacto auténtico con la creación de Dios y el encanto de la liturgia de la Iglesia en todas sus formas y ritos.” Son formas nuevas de acercar al niño y al joven a la enorme belleza que ha creado el ser humano o que nos ha regalado Dios. Si se logra que los jóvenes adquieran una experiencia de vida en contacto con Jesús a través de los evangelios y la oración, la fe será un valor personal inolvidable que buscará contagio. Esa fe se traducirá después en experiencias de solidaridad, ayuda, cercanía y generosidad, a las que son tan inclinados los jóvenes.

Esto es un lenguaje adaptado al presente, como nos pide el Papa en la intención de este mes para al apostolado de la oración. Y no sólo sirve para los catequistas sino para todos los que quieren vivir una fe viva, de la que broten corrientes de agua viva, en las que puedan beber tantos sedientos de verdad, de amor y de esperanza en este mundo.

 

Javier Duplá sj.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(Carta Apostólica del Santo Padre Francisco )

>

  

  

 

 

.