Quiénes somos

Pero llegarà el momento, y en efecto ya ha llegado, en que los verdaderos adoradores adoraràn al Padre en espìritud y en verdad.El Padre està buscando gente que lo adore así.(Juan 4,23)

corazon de jesus icono - copia

El Apostolado de la Oración (AO), fundado en 1844 en Francia, y más tarde asumido por el Papa y encomendado a la Compañía de Jesús, llega hasta nuestros días con desigual vigor pero con renovada esperanza. Siguiendo los pasos de la Iglesia en su objetivo de Nueva Evangelización, el AO quiere hablar a un mundo que ha vivido profundos cambios culturales que afectan todos los ámbitos de la vida humana. Nuestra sociedad es muy distinta de aquella que vio nacer al AO.

Somos conscientes de que para hablar de modo significativo al hombre y a la mujer de hoy se requieren nuevos métodos, nuevos lenguajes y sobre todo un nuevo ardor, a decir del bienaventurado Juan Pablo II.

El Apostolado de la Oración se quiere inscribir en esta renovación eclesial. Sus fórmulas, oraciones y prácticas, que fueron muy útiles y populares en el pasado, deben adecuarse a los cambios culturales y eclesiales.

Durante los últimos cuatro años, en la oficina romana de este apostolado, hemos guiado un esfuerzo mundial con este objetivo que hemos llamado la “Recreación” del AO. Hemos reunido, meditado y discernido el aporte de muchas personas, oficinas nacionales y reuniones continentales del AO.

Les proponemos aquí los resultados de este largo proceso participativo, aun cuando nuestro lenguaje siga siendo inacabado y provisorio. Esto ya es parte de la respuesta, pues nos hemos planteado que la recreación del AO ha de ser un estado permanente, un modo de ser “en continua recreación”. Hemos discernido y entresacado los ejes espirituales que estaban presentes en la intuición fundacional del AO, como fue dada al Padre F.X. Gautrelet en 1844. Creemos que estos ejes mantienen su validez y utilidad para los tiempos actuales, y los hemos desarrollado en una nueva formulación del AO.

Ellos son la disponibilidad apostólica, la colaboración en la misión de Jesús, una relación personal y afectiva con Él simbolizada en su Corazón, el servicio a la Iglesia en una red mundial de oración y el servicio a la justicia.

¿Cuál será el aspecto del nuevo AO? Será un camino espiritual inspirado en el símbolo del corazón – el corazón humano y el Corazón de Jesús – que desea responder a las necesidades de vida interior de nuestros contemporáneos. Será una verdadera red mundial de oración, con una cara digital (sobre todo a través del nuevo sitio web del AO internacional, en preparación), pero no sólo – esta ha de ser sobre todo una cara eclesial, una red de corazones que en todo el mundo ora junto al Papa por la misión de la Iglesia.

Tendrá rostro juvenil, al integrar mejor la propuesta de formación de nuestra sección joven, el Movimiento Eucarístico Juvenil. Tendrá rostro decididamente misionero, pues queremos que nuestros programas sean ofrecidos como un servicio de formación y renovación de la vida espiritual de laicos en parroquias o en instancias diocesanas. Pero más que cualquier otra cosa, queremos que tenga el rostro de Jesús: queremos que el AO recreado nos ayude a centrar nuestra vida en Jesucristo, para vivir cada día con él una relación de amistad y de intimidad en la cual somos apóstoles invitados a colaborar con él, disponibles a su misión de compasión a favor de nuestros hermanos y hermanas.

Los siguientes documentos proponen orientaciones y pautas que ustedes junto al pueblo de Dios tendrán que confirmar con la práctica. Ustedes nos dirán si hemos acertado en escuchar la voz del Espíritu y nos ayudarán a seguir escuchándola. Nos permitirán así seguir ayudando a nuestros contemporáneos a unir sus vidas a Cristo y a ponerlas al servicio de sus hermanos.

Tenemos en las manos el primero de una serie de cuatro documentos (que eventualmente podrán ser más). Este texto, el Documento 1, de carácter inspiracional, que presenta las bases de la recreación del AO, es el más importante, y está destinado a todos los interesados en conocer o profundizar el AO. El Documento 2 pasa revista a la historia del AO reinterpretada a la luz de la realidad actual. El Documento 3 contiene Instrucciones para los Equipos Nacionales.

El cuarto documento, aún en preparación, ofrecerá fundamentos teológicos y pastorales para las propuestas contenidas en los documentos anteriores.

¡Buena lectura, buena oración, buen apostolado!

 Claudio Barriga, sj

Frédéric Fornos, sj