Boletín No.32 Noviembre 2022 (CLICK LEER MÁS)

ÁLVARO LACASTA S.J.

DIRECTOR NACIONAL DE LA RED MUNDIAL DE LA

ORACIÓN DEL PAPA – VENEZUELA

********************/*******************

EDITORIAL

Hay un riesgo y oportunidad para la civilización. En cuanto al riesgo, la sociedad actual es la sociedad del escándalo. En cuanto a un primer sentido negativo, es la sociedad en que el hombre se ha convertido en piedra de escándalo para el hombre. En cuanto al segundo aspecto, positivo, se establece una medida para determinar el valor de lo humano o lo social; es la sociedad del escándalo que permite ascender por la escala de lo humano. Podemos indicar que en el primer aspecto vemos cómo la sociedad del escándalo es la muerte de la posmodernidad, la muerte, al fin y al cabo, de la modernidad, donde las condiciones sociales y económicas llevan a unos a ser lobos para otros, y a todos a un proceso de deshumanización.

Foto: www.iviva.org

Así piensa Bernardo Pérez, en su reciente y excelente libro: La sociedad del escándalo. En un salto lírico, nos preguntamos, ¿Qué podemos hacer? Surge una respuesta de dureza diamantina: <<El Discernimiento>>.

El conocimiento de uno mismo es el conocimiento básico de la existencia humana y cristiana, elemento precioso para encontrar el propio lugar en la vida.

La ignorancia de la presencia en nuestras vidas va de la mano, de la ignorancia sobre nosotros mismos –ignorando a Dios e ignorándonos a nosotros-, la ignorancia sobre las características de nuestra personalidad y nuestros deseos más profundos.

Foto:www.estaeslahistoria.com

Viviendo la era de la informática, sabemos lo importante que es conocer las contraseñas para entrar en los programas donde se encuentran la informática más personal y valiosa. Pero la vida espiritual tiene más“contraseñas”; hay palabras que tocan el corazón porque se refieren a aquello a lo que somos más sensibles.

Conocerse a uno mismo, no es difícil, sino un tanto tedioso: implica un paciente trabajo de excavación interior. Presupone la capacidad de detenerse en un mundo vertiginoso, de “apagar el piloto automático”, para adquirir conciencia sobre nuestra forma de actuar, sobre los sentimientos que habitan en nuestro interior.

De acuerdo a todo ello “la tentación no sugiere necesariamente cosas malas, sino con frecuencia desordenadas, que se presentan con una importancia excesiva; estas tentaciones no pueden mantener lo que pretenden, dejándonos al final con un sentido de vacío y de tristeza. En estas circunstancias es indispensable “ordenar el caos interior”.

Foto: www.computerhoy.com

Por todo esto, es importante conocer las contraseñas de nuestro corazón, aquello a lo que somos más sensibles para protegernos de quien se presente con palabras permisivas para manipularnos, pero también para reconocer lo que es realmente importante para nosotros, distinguiéndolo de las modas del momento o de eslóganes llamativos y superficiales.

Conviene reconocer qué sacia el corazón. Porque sólo Dios puede darnos la confirmación de lo que valemos. No hay obstáculo o fracaso que pueda impedir el tierno abrazo de Dios. Los tres artículos sobre el discernimiento en este Boletín tratan de orientarnos e iluminarnos ante el tema profundo del discernimiento. Importantes, porque si la sociedad actual es ocasión de seducción (Mt 18, 6-10), es decir, de caída y de desgracia, también lo es de oportunidad para la salvación de lo humano, del mundo y de la sociedad.

Como dijera Pablo a los Gálatas, la cruz es un escándalo, pero es la salvación (Gal 5,11), la cruz, el sufrimiento inocente de tantos millones de seres humanos y del planeta Tierra, es el camino para la salvación de la sociedad.

Boletín-NOV2022_compressed

CLICK ARRIBA EN LA IMAGEN COLOR VERDE PARA DESCARGAR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *