Intención Febrero 2022: Por mujeres religiosas y consagradas (CLICK LEER MÁS)

Recemos por las mujeres religiosas y consagradas, agradeciéndoles su misión y valentía, para que sigan encontrando nuevas respuestas frente a los desafíos de nuestro tiempo.

[…] Todas las religiosas, todas las consagradas deben vivir místicamente, porque vuestra vida es un matrimonio; vuestra vocación es una vocación de maternidad, es una vocación de estar en el lugar de la Madre Iglesia y de la Madre María. Pero los que os dicen esto, piensan que ser místico es ser una momia, siempre rezando… No, no. Se debe rezar y trabajar según el propio carisma; y cuando el carisma te lleva a seguir adelante con los refugiados, con los pobres, tú debes hacerlo, y te dirán «comunista»: es lo menos que te dirán. Pero debes hacerlo. Porque el carisma te lleva a eso.

En Argentina, recuerdo a una religiosa: fue provincial de su congregación. Una buena mujer, y sigue trabajando… tiene casi mi edad, sí. Y trabaja contra los traficantes de jóvenes, de personas. Recuerdo, durante el gobierno militar en Argentina, querían mandarla a la cárcel, hacían presión sobre el arzobispo, hacían presión sobre la superiora provincial, antes de que ella sea provincial, «porque esta mujer es comunista». Y esta mujer ha salvado a muchas jóvenes, a muchas jóvenes. Y sí, es la cruz.

Foto: www.bbc.com

De Jesús, ¿qué dijeron? Que era Beelzebul, que tenía el poder de Beelzebul. La calumnia, estad preparadas. Si hacéis el bien, con oración, ante Dios, asumiendo todas las consecuencias de vuestro carisma, seguid adelante, estad preparadas para la difamación y la calumnia, porque el Señor eligió este camino para Él mismo. Y nosotros, obispos, debemos custodiar a estas mujeres que son icono de la Iglesia, cuando hacen cosas difíciles y son calumniadas, y son perseguidas.

Ser perseguidos es la última de las Bienaventuranzas. El Señor nos dijo: «Bienaventurados vosotros cuando seáis perseguidos, insultados» y todas esas cosas. Pero aquí el peligro puede ser: «Yo hago lo que me parece». No, no, escucha esto: te persiguen, habla. Con tu comunidad, con tu superiora, habla con todos, busca consejo, discierne: otra vez la palabra. Y esta religiosa de la que hablaba ahora, un día la encontré llorando, y decía: «Mira la carta que recibí de Roma —no diré de dónde—: ¿qué tengo que hacer?» —«¿Tú eres hija de la Iglesia?». —«¡Sí!». —«¿Tú quieres obedecer a la Iglesia?». —«¡Sí!». —«Responde que tú serás obediente a la Iglesia, y luego dirígete a tu superiora, a tu comunidad, a tu obispo —que era yo— y la Iglesia dirá lo que debes hacer. Pero no una carta que viene de 12.000 km». Porque allí un amigo de los enemigos de la religiosa había escrito, había sido calumniada. Valientes, pero con humildad, discernimiento, oración, diálogo.

COMENTARIO PASTORAL

La religiosa consagrada a Dios da un ejemplo admirable a todos los bautizados de cómo se debe amar a Dios sobre todas las cosas. Matrimonio, hijos, carrera profesional, trabajo bien remunerado… todo eso lo han pospuesto a la llamada que le hizo Jesús a la vida religiosa. En un mundo tan materialista y hedonista como el que vivimos, su vida es un grito de alerta, un testimonio silenciado por las redes de que vale la pena vivir así, aunque no levanten titulares en los periódicos. Ellas sintieron que vale la pena conocer a este hombre Dios tan único, tan cercano, tan amoroso. Vale la pena dedicar toda la vida a vivir como él, que tanto quiso a todo el mundo que dio su vida por ellos.

A cada una le toca un carisma propio de su congregación: enseñar al que no sabe vivir como buen cristiano, cuidar a los ancianos y a los enfermos, proteger a las jóvenes amenazadas, adorar a Jesucristo en la Eucaristía, rezar por todos. Las obras de misericordia espirituales y corporales. El evangelista Mateo presenta en el capítulo 5º las bienaventuranzas, que son un maravilloso resumen de lo que es la vida religiosa, e incluye en ellas las persecuciones, como las que cuenta el papa Francisco de aquella religiosa que vino a desahogarse con él cuando era obispo.

La intención del apostolado de la oración para este mes reconoce la valentía de consagrarse a Dios en la vida religiosa y anima a buscar formas nuevas de responder en la vida religiosa a los desafíos de nuestro tiempo. Ya hay muchos religiosos y religiosas que animan a través de las redes a leer la palabra de Dios, que difunden hermosos comentarios, dan noticias alentadoras, crean grupos de intercomunicación espiritual… El Espíritu les impulsa y les anima. Pidámosle para que la vida religiosa femenina atraiga a muchas jóvenes a enamorarse de Jesús y seguir su camino.

P. Fco. Javier Duplá sj.

Red-Mundial-Venezuela-VE
Comparte esta entrada tu redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.