Intención de Oración del Papa Francisco Octubre 2023: Por el Sínodo (CLICK LEER MÁS)

Por el Sínodo

INTENCIONES DE ORACIONES

DEL SANTO PADRE

CONFIADAS A LA RED MUNDIAL DE

ORACIÓN

OCTUBRE 2023

Por el Sínodo – El Video del Papa 10 – Octubre 2023

“Oremos por la Iglesia, para que adopte la escucha y el diálogo como estilo de vida a todos los niveles, dejándose guiar por el Espíritu Santo hacia las periferias del mundo”

MENSAJE PARA LA 56 JORNADA MUNDIAL DE LAS COMUNICACIONES SOCIALES

Francisco, 24 de enero de 2022

Escucharse en la Iglesia

Foto: www.secretariat.synod.v

También en la Iglesia hay mucha necesidad de escuchar y de escucharnos. Es el don más precioso y generativo que podemos ofrecernos los unos a los otros. Nosotros los cristianos olvidamos que el servicio de la escucha nos ha sido confiado por Aquel que es el oyente por excelencia, a cuya obra estamos llamados a participar. «Debemos escuchar con los oídos de Dios para poder hablar con la palabra de Dios». El teólogo protestante Dietrich Bonhoeffer nos recuerda de este modo que el primer servicio que se debe prestar a los demás en la comunión consiste en escucharlos. Quien no sabe escuchar al hermano, pronto será incapaz de escuchar a Dios.

Hace poco ha comenzado un proceso sinodal. Oremos para que sea una gran ocasión de escucha recíproca. La comunión no es el resultado de estrategias y programas, sino que se edifica en la escucha recíproca entre hermanos y hermanas. Como en un coro, la unidad no requiere uniformidad, monotonía, sino pluralidad y variedad de voces, polifonía. Al mismo tiempo, cada voz del coro canta escuchando las otras voces y en relación a la armonía del conjunto. Esta armonía ha sido ideada por el compositor, pero su realización depende de la sinfonía de todas y cada una de las voces.

Conscientes de participar en una comunión que nos precede y nos incluye, podemos redescubrir una Iglesia sinfónica, en la que cada uno puede cantar con su propia voz acogiendo las de los demás como un don, para manifestar la armonía del conjunto que el Espíritu Santo compone.

COMENTARIO PASTORAL

Es un acierto comparar una sinfonía con la Iglesia. En la sinfonía todos los instrumentos emiten sonidos distintos, pero todos contribuyen a la creación de un conjunto polifónico, que eleva, admira y hace gozar a los oyentes. Eso mismo ocurre en la Iglesia entendida como pueblo de Dios en marcha. San Pablo habla de carismas, de dones del Espíritu que contribuyen armónicamente a la edificación y el buen funcionamiento del Cuerpo de Cristo. Los carismas actúan después de “escuchar” a los demás, sabiendo que su voz es distinta y contribuye al bien de todos.

Escuchar. Parece fácil, pero no lo es. Hace falta estar atento a lo que dice el otro, entender sus razones, no interrumpir, buscar una solución del problema común, proponer metas atractivas. Cuántos matrimonios se convierten en un infierno por falta de escucha, por mantenerse en su propia visión y no querer escuchar a la pareja. En el mundo de los negocios el buen vendedor adapta su discurso a las necesidades y expectativas del comprador. Y en la política nacional e internacional se ve claramente la importancia del diálogo y de la escucha. Los que detentan el poder toman el diálogo como una forma fácil de ganar tiempo, de “correr la arruga”, porque no les interesa escuchar. No caen en la cuenta porque su visión miope de corto plazo no les hace ver la destrucción ecológica que están causando en el planeta.

Dentro de la Iglesia a lo largo de los siglos no ha existido la escucha por parte de las autoridades, porque consideraban que el cristiano lo que tiene que hacer es obedecer. El Concilio Vaticano II inició un camino de escucha al considerar a la Iglesia como pueblo de Dios. De ahí que la sinodalidad, o sea la búsqueda de un camino común, favorece las iniciativas de tantos cristianos que buscan formas nuevas de interpretar la Palabra de Dios, de hacer la liturgia más cercana y atrayente, de despertar la alegría de la fe.

Eso favorecerá el dejarse guiar por el Espíritu Santo hacia las periferias del mundo, como dice la intención de este mes. Eso lo hará la Iglesia toda si sabe escuchar a la mayoría de los habitantes de la tierra, que viven en zonas periféricas donde falta de todo. Escucharles, sintonizar con ellos, sentirse en ese mundo, del que tantos intentar huir.  Entonces la Iglesia se convierte en voz de los que no tienen voz, y entabla diálogo con los poderosos de este mundo para que transformen sus corazones y aprendan a escuchar a los pobres, desvalidos y abandonados de este mundo en el que vivimos.

P. Fco. Javier Duplá sj.

Visitas: 112

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *